El ave más imponente de los Andes

Monografía - Autor: Marcelo Mayorga - Periodista
EL CÓNDOR ANDINO

(Vultur gryphus)

No es cazador, y no tiene las fuertes garras que se necesitan para capturar y matar. A diferencia del águila, no puede tomar un animal con sus patas.

 

Alimentación - Carroñero Especilizado 

El Cóndor es un animal exclusivamente carroñero, esto quiere decir que no mata ni caza para comer, sino que se alimenta de cadáveres de animales o carroña.

 El descenso de un cóndor hacia el suelo, alerta a los demás sobre la probable existencia de alimento y así es que varios suelen congregarse sobre las carroñas.

 

Características del carroñero

El Cóndor es un carroñero por excelencia, posee una cabeza y cuello desprovisto de plumas, lo que facilita la limpieza luego de comer, refregándose contra el suelo o las rocas puede despojarse de los restos de sangre o carroña que se le adhieren al meter su largo cuello dentro de los cadáveres.

Un pico fuerte y afilado les permite abrir los cueros mas duros que otros carroñeros no podrían romper.

 

Sus patas

poseen cuatro dedos, tres grandes dedos delanteros con uñas romas y poco curvadas, un cuarto dedo opuesto que esta fuera del plano de los anteriores y poco desarrollado, esta característica es muy importante de definir ya que nos hace ver la diferencia entre un cazador, como el Águila, que si posee su cuarto dedo desarrollado y con uñas fuertes, curvas y puntudas que le permiten el movimiento de prensión. La pata de los carroñeros es muy similar a las de las gallinas.

Los cóndores se alimentan de animales muertos. Esto es así pues poseen patas con musculatura poco desarrolladas

Sus uñas son cortas y con puntas redondeadas,

el dedo posterior está atrofiado y más arriba que los restantes no permitiendo así que se una con los otros a modo de garra para capturar y llevar en el aire a sus presas .

 

Diferencias con las patas y uñas de un ave rapaz cazadora

 

Un gran buche, ubicado en la base del cuello puede llegar a transportar hasta 4 kilos de comida. Repetimos que al no poseer garras no pueden llevar su alimento en las patas como lo haría un ave cazadora.

 

Los ojos están ubicados hacia los costados lo cual le permite cubrir gran superficie y así encontrar a los animales muertos o restos de los mismos en descomposición.

Los Cóndores no poseen arco supraciliar, en todos los animales cazadores los ojos están de frente, para ver a su presa, y el arco supraciliar les sirve de protección para el globo ocular en el acto de la caza.

 

Diferencias con el ojo de un rapaz cazador

 

 

Sus alas están muy desarrolladas y les permite un planeo perfecto casi sin pérdida de energía, aprovechando corrientes de aire ascendentes y dinámicas; pueden planear durante horas y recorrer grandes distancias en busca de animales muertos.

EL CONDOR es un elemento fundamental en lo que se denomina la cascada de carroñeros, ya que gracias a su poderoso y afilado pico es el único que puede romper y desgarrar huesos, los tejidos más duros y los gruesos cueros de los animales mayores, como puede ser una vaca o un guanaco, permite que luego de comer puedan alimentarse los demás pequeños carroñeros, como caranchos, jotes, chimangos o águilas, con menos fuerza en sus picos.

De esta manera se acelera la descomposición de los cadáveres, evitando la contaminación de los campos y eliminando los posibles focos infecciosos de animales muertos por enfermedad

 

Existen individuos en diferentes regiones que creen que el cóndor ataca en grupo a animales pequeños tales como terneros o corderos de poca edad o que incluso se roba a los niños pequeños, es por tal motivo que si en tales lugares ven aproximarse a un cóndor seguramente intentaran ahuyentarlo o matarlo. Hay que insistir en que EL CONDOR NO ES CAZADOR, ES UN AVE TIMIDA QUE SUELE ESPERAR HASTA DOS DIAS POSADO EN LAS CERCANIAS ANTES DE ACERCARSE A COMER LA CARROÑA (ANIMALES MUERTOS)

 

Habría que buscar el motivo de tal creencia, quizás tengan raíces históricas pues siempre se ha relacionado al cóndor con los Incas quienes eran considerados una amenaza seria en épocas pasadas. Pero por otro lado otros individuos les proporcionan alimento cuando por ejemplo se carnea a algún animal para la alimentación humana y quedan restos del mismo. El cóndor muy esporádicamente podría atacar y matar animales recién nacidos, heridos, enfermos o exhaustos.

 

El cóndor no es depredador feroz ni agresivo y tiene una asombrosa capacidad para resistir el hambre y la sed, puede pasarse hasta un mes y medio sin comer al tiempo que conserva su vigor


Esta ave gregaria puede alejarse centenares de kilómetros lejos de su lugar de residencia habitual en busca de alimento, suele comer hasta el hartazgo, a tal punto que después de sus comilonas padece dificultades para volar.

Cuando un Cóndor localiza un cadáver comienza a volar en círculos, en poco tiempo se podrá ver como los demás Cóndores comienzan a acercarse. Son muy desconfiados para bajar a comer, pudiendo pasar algunos días hasta que se deciden a posarse cerca del alimento.

Existe una marcada jerarquía a la hora de comer, primero lo harán los machos adultos, luego las hembras adultas y más tarde los sub adultos y juveniles

Valle del Colca - Perú

 

Para encontrar el alimento, otea desde el aire, a gran altura. Tiene una vista extremadamente aguda. Una vez localizada la carroña, los cóndores no descienden inmediatamente sino que se limitan a volar sobre la misma o se posan en algún lugar desde donde ésta se vea claramente.

Son muy desconfiados y pueden pasar entre uno y tres días antes de que finalmente se acerquen. Comienzan a alimentarse en los puntos más accesibles o blandos de los cadáveres: extrayendo primero el corazón, ojos, lengua, ano, ubre, testículos, abdomen y entrepierna.

 

En la cordillera se alimentan de los cuerpos de guanacos, vicuñas, llamas, vacas, corderos o caballos. La alimentación básica del Cóndor Andino consiste de carroña de mamíferos grandes que halla cerca de su hábitat. Cuando no encuentra alimento, sí caza y mata animales grandes, como ovejas y llamas jóvenes; esto sucede cuando tiene ventaja sobre la presa.

 

En la costa, su provisión más importante la componen animales marinos muertos, arrastrados a la orilla por las olas, tales como ballenas, delfines, lobos marinos, tortugas, peces, pingüinos y otras aves marinas.En las colonias marinas se come los huevos de las otras aves y uno que otro pichón.

Por ejemplo, a lo largo de las áridas costas del Perú y Chile, los Cóndores Andinos se alimentan mucho de carroña marina arrastrada a la orilla por las olas. Los alimentos registrados en su dieta incluyen los cuerpos muertos de ballenas y delfines, leones marinos (Otaria byronia), lobos marinos sudamericanos (Arctocephalus australis), potoyuncos peruanos (Pelecanoides garnotii), pingüinos de Humboldt (Spheniscus humboldti), tortugas marinas verdes (Chelonia mydas), peces y algas pardas (Murphy, 1936; Housse, 1945; Wallace y Temple, 1987a).

Durante los años de El Niño, cuando se registra una alta mortandad de vertebrados marinos, los cóndores generalmente se beneficiaban de un mayor suministro de alimentos cuando las corrientes marinas depositaban cuerpos de animales muertos en las playas que sobrevolaban (Murphy, 1936). Sin embargo, si las corrientes marinas arrastraran los animales muertos en playas de áreas urbanas densamente pobladas a las que los cóndores temen visitar, ellos no podrían alimentarse de este alimento (Wallace y Temple, 1988).

 

Los cóndores que viven en costas áridas también vuelan a islas del litoral para atacar a los huevos y polluelos de aves marinas en colonias.

Por ejemplo, cuando Murphy (1925) visitó la Isla Asia en la costa central del Perú, observó Cóndores Andinos, Gallinazos Cabecirrojos y Gaviotas alimentándose de huevos de una gran colonia del cormorán guanay (Phalacrocorax bougainvilli), que contenían “numerosos huevos y polluelos”. De acuerdo con Murphy, los cóndores, gallinazos y gaviotas eran “más abundantes y rapaces” que en cualquier otro lugar que había visitado. Un cóndor estaba parado en el medio de la colonia de cormoranes guanay, “rodeado de un círculo de nidos abandonados y saqueados”. Cuando se cazó y atrapó por los pies a ese cóndor, “las claras y la mayoría de las yemas intactas de una docena de huevos frescos salían de su garganta". Debido a que prácticamente no se observaron fragmentos de las cáscaras de esta comida, Murphy sugirió que “los cóndores deben absorber el contenido de los huevos con sus lenguas en forma de canaleta”.

Durante su visita a la Isla de Asia, Murphy observó un mínimo de 18 cóndores “volando lentamente de un lado a otro” sobre la colonia de cormoranes guanay y, antes del medio día, observó que todos volaban a tierra. También añadió que en Santa Rosita, una isla cercana, un informante confiable observó 36 cóndores descendiendo juntos sobre una colonia de cormoranes guanays. En San Gallan, otra isla de la costa de Perú, Murphy (1925) constató que los Cóndores Andinos caminaban alrededor de las madrigueras de los potoyuncos peruanos y atrapaban a las aves que salían a comer. Así, el Cóndor Andino no es sólo un carroñero de estas islas, sino también un ave de rapiña, que se alimenta de aves marinas adultas y de huevos, así como de carroña (Murphy, 1925). Afortunadamente para las aves marinas que están anidando, si un cóndor se come sus huevos y polluelos, estas pueden poner otros huevos para reemplazar a los perdidos.

 

Luego del banquete se juntan en los posaderos, paredones altos y escarpados donde descansan y duermen. Estos paredones poseen la característica de estar manchados con sus fecas (manchas blancas en las repisas donde se posan).

Valle del Colca - Arequipa, Perú

 

Conducta

 

Al Cóndor Andino es un ave social

Se le ha visto comiendo en grupos de hasta sesenta de ellos (en tiempos ya pasados), integrados por jóvenes y adultos. También se le ha visto comiendo con otros buitres americanos. Es común ver más de uno volando y en los riscos de las altas montañas en los Andes en ocasiones se les ven descansando a varios de ellos juntos. También es posible verlo solitario. Poseen un comportamiento social complejo, lo que les permite aumentar las probabilidades de hallar su alimento, la carroña. Cuando alguno de ellos localiza un cadáver comienza a volar en círculos, en poco tiempo se podrá ver como los demás Cóndores comienzan a acercarse. Son muy desconfiados para bajar a comer, pudiendo pasar algunos días hasta que se deciden a posarse cerca del alimento.

 

Conducta en grupo

Individuos de la misma especie de cóndores también pueden pelear y desplazarse entre sí.

Al norte de la Patagonia, Donázar et al. (1999) estudiaron los Cóndores Andinos en las carroñas y constataron una jerarquía de dominio basada en el tamaño, el sexo y la edad. Los cóndores machos, cuyo peso era 36 a 37% más que el de las hembras, dominaban a estas sin importar la edad. Además, dentro de cada grupo de sexo, las aves más viejas dominaban a las más jóvenes. Así, los cóndores machos adultos ocupaban el nivel más alto de la jerarquía de dominio, mientras que las hembras jóvenes ocupaban el nivel inferior.

Considerando que los machos y las hembras más viejas las alejaban de la carroña, las hembras jóvenes tendían a evitar alimentarse en las montañas, en donde el alimento era más abundante y el encuentro con los machos y las hembras más viejas sería más probable. En lugar de eso, se alimentaban con mayor frecuencia en las planicies, donde era menos probable encontrar alimento, y por ello más probable que se evitase las confrontaciones con los machos y las hembras más viejas cuando encontraban alimento. Los machos y las hembras adultas preferían alimentarse en las montañas ricas en alimentos.

Al norte de Perú, Wallace y Temple (1987) registraron resultados un poco diferentes. Ellos constataron que mientras que los Cóndores Andinos machos usualmente desplazaban a las hembras de la misma edad de las carroñas, las hembras algunas veces desplazaban a los machos un año menor que ellas.

Foto: Belén Etchegaray - Argentina

 

Interaccion con otras Aves Carroñeras

Cuando los cóndores descienden para alimentarse de carroña, generalmente encuentran otras especies de carroñeros alimentándose. Algunas veces los cóndores se juntan pacíficamente a estos otros animales para alimentarse, pero otras veces deben luchar para apartarlos o esperan a que hayan terminado de comer y se hayan ido. Afortunadamente para los cóndores, sus cuerpos más grandes los ayudan a vencer los encuentros con otros gallinazos.

En Perú, por ejemplo, Wallace y Temple (1987a) estudiaron las interacciones de los Cóndores Andinos con otras especies de gallinazos cerca de los cuerpos de animales muertos y constataron que las especies más grandes dominaban a las más pequeñas. Debido a que los cóndores eran de mayor tamaño, ocupaban el puesto más alto en la jerarquía de dominio y los otros gallinazos se sometían a ellos.

 

Los Gallinazos Cabecirrojos (Jote cabeza roja) generalmente llegaban primero al lugar donde estaba la carroña,

 

 

los Gallinazos Cabecinegra (Jotes cabeza negra) segundos y los cóndores terceros.

Aún así, cuando los cóndores llegaban, las otras especies de gallinazos generalmente se rendían ante ellos.

Los cóndores vencieron el 100% de las interacciones agresivas con los Gallinazos Cabecirrojos, 94% con los Gallinazos Cabecinegra y 100% con los Gallinazos Reales (Sarcoramphus papa). En ningún momento el Gallinazo Real (la segunda especie en tamaño) inició una confrontación con un cóndor.

 
 

 

 

Condor - Introdución

Anatomia y larga vida del Cóndor

 

Alimentación y conducta del Cóndor

 

Peligro de Extinción, Prehistoria

 

Reproducción del Cóndor - Bibliografía - Autores

Loica Otros Articulos de Aves Chilenas...

El Peuco - La Tenca - El Queltehue (Treile) - El Choroy - Loro Tricahue

La Cachaña - Alulas

Home surmagico
E-mail: german@surmagico.cl